Antología de repechos melenses…

… el “Hombre de Hierro 2016”.

fb_img_1478130501959

Esta crónica tiene su inicio un año atrás, el 1ero de noviembre del 2015, cuando llegue a la meta de los 30k en la octava edición de esta carrera.

A pesar de la dureza de la misma, me sentí tentado por conocer los treinta kilómetros restantes del recorrido. La idea se quedo en mi cabeza haciendo eco.

Al terminar el ciclo de carreras de ese año y al empezar a “establecer” los objetivos del 2016 se incorporo a la lista como el 3ero., con letra minúscula y por debajo del terminar un maratón en 4 horas y del correr los kilómetros marcados por el año correspondiente.

Haciendo una revisión de los mismos, el primero no fue alcanzado, el segundo va muy bien encaminado (llevo 98 kilómetros a favor) y el tercero, lo alcance el domingo pasado.

Al principio no estaba muy convencido de cumplirlo, pero al haberlo puesto por escrito, inconscientemente cree un compromiso conmigo mismo.

Y no restaba mas que cumplirlo o hacer todo lo posible para realizarlo.

Las conversaciones en casa con mi mujer giraban en torno al hecho de estar seguro de emprender tal empresa, como siempre primaba el acuerdo de que sea la lógica la que debía predominar. Si veía que no llegaba en condiciones, no la hacia (instinto de supervivencia puro y duro). Si bien me apasiona correr y retarme, no me la juego a caer lesionado y perder la oportunidad de seguir disfrutando de un buen fondo el finde.

La familia también preguntaba con preocupación sobre si iba a hacer la carrera o no, y la respuesta era que si. El objetivo estaba definido y se iba a hacer lo necesario para alcanzarlo.

El año de carreras empezó excelente, tras la dura puesta a punto de Rocas y vides, vino Corré Montevideo, la misma me sirvió de test para el maratón de Abril.  Me fue de lujo, conseguí la que hasta ahora es mi mejor marca en media maratón.

Se acercaba Octubre; este año he hecho menos carreras, con la intención de no desenfocarme del tercer objetivo definido. La ultima carrera “formal” que hice fue la media de Punta del Este (que es una de mis preferidas de esa distancia).

A partir de allí, el entrenamiento se hizo mas especifico de cara a alcanzar este propósito. Seguí principalmente los lineamientos de un plan que compartió conmigo Roberto Troccoli, un experto en carreras de larga distancia, principalmente en trail.

A priori, me parecía poco. Ya que vengo acostumbrado a planes cuyo principal enfoque es la suma de kilómetros para el dominio de las distancias, l mismo tenia el fondo mas largo de 26k. A diferencia, hacia mucho énfasis en las carreras a desnivel, los cambios de ritmo y las cuestas.

El recorrido de el Hombre de Hierro es “una sucesión de repechos”, ante lo cual este plan cuyo enfoque de trabajo potenciaba la fuerza y a su vez la resistencia me venia bárbaro. De igual manera me consiguió información para hacer una carga adecuada de glucógeno la semana previa a la carrera.

Durante el entrenamiento, hice unas pruebas que considero me ayudaron, dada la dureza de la carrera que iba a encarar. Entrene fondos largos durante días consecutivos, también entrene en ayunas; de cara a simular condiciones de cansancio por un lado y de intentar cambiar el metabolismo para usar la grasa corporal como aporte de energía.

Pague la carrera y  el viaje, que hice en el bus que coordino el Gauchito Legendario. El asunto se iba tornando mas tangible, a estas alturas el viaje a Melo salía.

El “día D” estaba al caer, madrugada del 29 de Octubre, Goes y esquina Bulevar Artigas. El bus llego, una vez subido en el, arrancaba la carrera.

Casi cuatrocientos kilómetros de recorrido y allí estaba otra vez, frente al Gimnasio Municipal. El lugar de alojamiento – concentración previo a la carrera.

20161029_105905

Los distintos participantes fueron apareciendo a lo largo del día; muchas caras conocidas lo cual siempre es grato, ya que te hacen sentir contenido. Cuando se enteran de que debutas en la distancia, te tiran para adelante y te dan animo, lo que te hace confiar en ti por un lado y le mete un poco de presión al tema ya que te sientes en el compromiso de devolver el apoyo brindado.

Nos fuimos ubicando en el hospedaje, esperamos el inicio de la entrega de los números. Momento para saludar al organizador de esta fiesta, Javier Motta. Corredor, entrenador experimentado y anfitrión de esta fiesta. Tuve la posibilidad de elegir número, el 123 me iba a acompañar. El motivo de la elección fue un poco el sentido de ir paso a paso, muy básico, pero a la vez  clave para seguir durante la carrera.

20161029_101103

20161029_101425 20161029_103308

Número asignado, el tema va agarrando mas color. Si por un momento se dejo de pensar en la carrera del día siguiente, esto te hace aterrizar y volver a hacer tangible el proyecto emprendido meses atrás.

20161029_104206

Llega el mediodía, toca el city tour para mostrar a los debutantes un poco de la ciudad y de paso buscar lugar para el almuerzo, el cual sirvió para distender y de paso integrarse con los compañeros de aventura.

20161029_110835

20161029_110850 20161029_112856

20161029_132304

Veníamos de haber pasado una semana con clima inestable y frio en Montevideo, y la tarde mostro un poco del calor que nos iba a acompañar durante la carrera.

En la noche disfrutamos de una cena en conjunto, pasta party para hacer la ultima carga de carbohidratos para completar el tanque.

20161029_211502

20161029_211638

Luego de la misma, aprontar el equipamiento a usar y a intentar descansar un poco.

El bus que nos llevaría a Aceguá (el punto de partida) pasaría por nosotros a las 4h30, ante lo cual había que arrancar pronto el domingo 30.

Dormí mejor de lo que esperaba, curiosamente no tenía tanta ansiedad como en otras ocasiones, no se si confiaba en el entrenamiento realizado o inconscientemente le quite presión a los kilómetros que tenía que recorrer.

Me puse la alarma a las 3h00, de cara a poder desayunar tranquilo y prepararme con la calma.

Me desperté sòlo 15 minutos antes y empecé con el ritual de preparación. Si lo ves desde una perspectiva fantástica, el mismo puede emular el preparativo de un guerrero que va a la batalla (una batalla que iba a tener lugar en la Ruta 8).

Leuco en los dedos de los pies y en el pecho y vaselina entre las piernas para evitar uñas negras, ampollas y rozaduras. Protector solar ya que se pronosticaba sol radiante.

Perneras compresivas, ropa, zapatos, tubular, todo pronto. Seguimos con la mochila de avituallamiento, agua en el bidón, isotónica en 3 botellines, una manzana, pasas, nueces y maní.

Música lista, celular cargado. Pronto.

Salgo a la cancha del gimnasio, el resto estaban listos también. El gauchito me ve y me dice que parezco un corredor por la pinta. Iba bien, ya solo faltaba demostrarlo en ruta. María Perdomo me ve y se acuerda que me había ofrecido ticholos, me los trajo (fueron bienvenidos y devorados en el trayecto).

img_0016

img_0018

Por la hora se sentía un poco de fresco, por lo que me puse un cortavientos.

El bus llego, embarcamos y partimos en dirección a Aceguá. Mi compañero de viaje Marco, debutaba en la distancia y en la carrera también.

Llegamos, “alea iacta est” la suerte estaba echada, aquel momento para el cual me había venido preparando había llegado.

20161030_051631

Calentar un poco, una ultima ida al baño y a esperar la largada. Motta nos da la ultima charla y él de tránsito nos da la recomendación clave “ir por la derecha”.

img_0034

Largamos, salí muy tranquilo porque no había entrado tan bien en calor y ante lo que se venía no había necesidad de salir disparado.

El grupo se empezó a dispersar, me fui quedando relegado, de a poco fui empezando a calentar la máquina y empecé a apretar de a poco. Cruce con Rosana Bautista, compañera de los fondos domingueros y de kilómetros en la rambla. Hablamos un poco de que había que tomárselo con calma porque había para rato.

img_0037

El sol empezó a asomar, ver el amanecer en ruta corriendo no es algo que pase a diario, por lo cual había que disfrutar la imagen que nos regalaba el día.

img_0036

Seguí apretando el paso y empecé a pasar a otros corredores, intente mejorar el ritmo pero siendo conservador ya que quedaba carrera aún.

Alcance a Lobizon y los acompañe un tramo, el mismo me sirvió para hacerme con un tip que le paso a uno de sus alumnos: “Hay que descansar antes de estar cansado”. Tome nota y la puse en practica unos kilómetros más adelante.

Pasaron los primeros 10k aproximadamente en una hora, momento de recargar con un gel, me había planeado beber agua al menos cada 5 kilómetros y un gel cada hora mas o menos.

img_0040

Seguía sumando kilómetros y dado que cada uno va a un ritmo diferente, hay tramos en la ruta en los cuales vas solo, momento para conversar contigo mismo o simplemente disfrutar del recorrido.

2 horas recorridas, aproximadamente 20 kilómetros. La intención es mantener el ritmo al máximo sin caer en la tentación de apretar demasiado y que se tenga que pagar factura posterior, quedaba carrera aún.

Repasando la altimetría, el desnivel a favor estaba terminando. Se acercaban los repechos que imprimen dureza al recorrido.

Me puse la música de cara a darme una carga de energía, funciono a la perfección. Lista más ecléctica imposible. Oldies, dance de los 90´s, rock latino, tropical, rap, rock, un poco de todo. La música me transporto y me recordó a la familia y al apoyo que siempre me han dado en cada una de las empresas que he emprendido.

Sigo disfrutando de la ruta y de la carrera, a lo lejos veo al Gauchito y a su señora que le hace el aguante en la bici a él y a los demás corredores (siempre preocupándose porque estemos bien, una crack). El calor se empezó a sentir, decido sacarme la campera y guardarla en la mochila.

Se acercaba el kilometro 30, eran más o menos las 8h40 de la mañana. Quedaba menos de una hora para que largaran los participantes de 30k. El punto de partida de los mismos era un punto de avituallamiento muy bien equipado, agua fría y fruta.

La carrera seguía su curso, repaso de estatus. Todo perfecto, me sentía muy cómodo. Cruzo con los buses que llevaban a los de 30, que saludaban tirándonos para arriba.

img_0060

Kilometro 37 aproximadamente, casi 4 horas de recorrido y se me paso por la cabeza el fantasma del muro con el que me he chocado en maratón. Nube negra en la cabeza, pero borrada al instante porque si me dejaba llevar por esos pensamientos, la carrera se iba a hacer más dura y no iba a llegar a buen puerto.

El calor se hacía sentir, y también el apoyo de la gente que desde sus casas te acercaba agua. Apareció una motociclista conocida como la tigresa, que recorre varias veces la ruta viendo si te hace falta algo y cuidando de los corredores.

img_0084

Kilometro 40, casi 4 horas de recorrido y el cansancio se empieza a hacer sentir. Baje el ritmo y empecé a caminar de cara a dosificar la fuerza, quedaban aun 20 kilómetros por delante. Me sentía fuerte, creo que podría haber apretado el ritmo e intentar correr mas continuo. Pero no se si eso hubiese sido lo adecuado, y quizá lo único que habría pasado era quemar la batería y terminar abandonando la carrera, echando al traste todo el esfuerzo hecho hasta el momento.

A partir de allí, empecé a corre-caminar. Los kilómetros parecían mas largos.

img_0049

img_0053

La intención de terminar la carrera en 6 horas se empezó a diluir, era una marca definida a priori como guía. El objetivo se redefinió y se convirtió en terminar la carrera y llegar bien.

Kilometro 50 alcanzado, el objetivo estaba cada vez mas cerca. Se empezaron a acercar los lideres de los 30 k. El desdoble se empezó a dar, fue clave ya que había mas compañía en la ruta.

img_0068

Y a su vez el repecho interminable que me había quedado en la memoria desde el año pasado, apareció bordeado por los enormes silos que lo acompañan. Una vez encarado, el siguiente hito, era el famoso cartel que daba la bienvenida a la ciudad.

img_0070

 

img_0091

Al contrario a la pasada carrera, sabía que todavía quedaban kilómetros por recorrer.

Miro atrás y veo a Angelina que venía a buen ritmo escoltada por un zapador, según mis cálculos iba para podio. Le di para arriba y le dije que el objetivo estaba al alcance.

img_0083

Seguí acercándome al objetivo, a esas alturas solo había que resistir un poco más. Nota mental (llevar dinero para comprar una coca cola o una birra en el almacén).

Los repechos no terminaron en la ruta, para variar las calles de la ciudad se hacían notar para que la carrera no sea olvidad con facilidad.

Pase el estadio, la plaza Independencia y la llegada estaba al caer.

Empecé a ver a lo lejos el arco. La gente como durante todo el recorrido te animaba a seguir, que aplausos tan oportunos.

Faltaba una cuadra para llegar, varios corredores que habían llegado a meta iban en búsqueda de sus compañeros. Decidí parar y cambiarme la remera, la que tenía puesta estaba empapada. La exprimí un poco y la guarde en la mochila. Me puse la de la selección de mi país y encare la llegada.

El momento que había estado esperando desde hace unas horas de recorrido, aquel instante que ni siquiera podía imaginar al iniciar la preparación había llegado.

Atravesé el arco de la meta, me había convertido en ultra runner y no en cualquier carrera, en el mismísimo Hombre de Hierro.

fb_img_1478113295555

(Fue así como me convertí en el primer ecuatoriano en correr los 60 kilómetros entre Aceguá y Melo).

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

5 tips para correr en verano

Se acaba el año y con él se cierra un ciclo de carreras acorde a los diferentes calendarios y planes de entrenamiento. También se espera el inicio del verano, y de las merecidas y respectivas vacaciones.

Coincide con una de las dos épocas más duras del año para entrenar. Pero como esto del running no para, hay que tener en cuenta algunos tips como los que les dejo a continuación.

hidratacion

1.- Hidratación, es un factor a tener en cuenta siempre, ya sea al entrenar o en competencia; pero con mayor énfasis en esta época del año.

No hay que esperar  a tener la sensación de sed, llegados a este punto puede ser tarde.

Link a blog de Tips sobre hidratación

La regla básica sugiere que hay que ingerir entre medio litro y un litro de líquido por hora de ejercicio, o 90-180 cc de líquido cada 15-20 minutos (acorde a las necesidades individuales).

El tipo de bebida varia acorde al tipo de entrenamiento, con el agua suele ser suficiente; pero si se ha recorrido una distancia larga es mejor beber líquidos que contengan electrolitos ya que se pierden muchas sales en el sudor.

El calor y la humedad provocan el aumento de la temperatura corporal. Hay que ser capaz de reconocer los primeros síntomas del golpe de calor (náuseas, dolor de cabeza, desorientación, cansancio excesivo), dejar de correr de inmediato y buscar protegerse a la sombra.

Por otro lado; hay que evitar pasarse, el exceso de hidratación provoca náuseas y desorientación debido a que se diluye la sal de la sangre.

2.-Horario, está por un lado  la opción de “madrugar” para salir a correr y a los que no les gusta empezar tan pronto el día  está la opción de correr en la noche.

Hay que evitar el medio día, e incluso el rango entre las 15 y las 17  de la tarde, horas en que la temperatura alcanza sus valores máximos.

Es prudente revisar el pronóstico del clima, hay que evitar la combinación de alta temperatura y elevada humedad. En la actualidad la mayoría de smartphones cuentan con esta información.

3.- Protección solar, es recomendable proteger la piel con protector solar resistente al agua y al sudor, mejor si es factor 15 o 20 en el cuerpo (brazos, piernas) y de mayor protección en el rostro.

Hay que intentar que el recorrido tenga un poco de sombra y aprovecharla, aunque los fanáticos de la rambla no contemos con ese plus.

gorro

4.- Material adecuado, es muy conveniente usar ropa que facilite la transpiración, es decir que separe el sudor de la piel, lo que evitará un sobrecalentamiento corporal y las rozaduras. Es preferible elegir colores claros ya que estos reflejan los rayos solares y te mantienen más fresco que los oscuros. Hay quienes incluso recomiendan el uso de camisetas de manga larga holgadas que protegen los brazos y facilitan la circulación del aire.

En la actualidad hay prendas que incluso ofrecen protección UVA. Complementos a tener en cuenta son gorras y gafas.

La gorra es de mucha utilidad, protege la cabeza y el rostro del sol, y recoge el sudor.

Durante la exposición a los rayos solares, los ojos también sufren como el resto del cuerpo, por lo que se recomienda protegerlos con unas gafas adecuadas.

ECG Runner

5.- Ritmo, con las elevadas temperaturas cuesta mucho más entrenarse, incluso se verá afectado el ritmo promedio al que habitualmente corremos. Esto no debe ser visto como una merma en el desempeño sino como un efecto normal.

Hay que aclimatarse, no es la mejor época para entrenamientos de alta intensidad, fartlek, series, etc.

Hay que correr con tranquilidad, a modo mantenimiento; incluso muchos empiezan a correr en cinta o hay incluso quienes optan por practicar otros deportes.

Espero que estos tips les sean de utilidad, nos vemos en la ruta.