Mi primera Maratón (Barcelona 2013)

“Maratón” una idea que empezó a sonar en mi cabeza desde que me calce unas zapatillas y empecé a correr.

No creo que sea el pensamiento más habitual, pero en mi caso así fue.

Teniendo en cuenta que a esas alturas no podía correr más de 3 kilómetros, sonaba más como una quimera.

Y como la gran mayoría de los propósitos; quedo aparcado, junto a mis zapatillas, so pretexto de los nuevos retos laborales que iban apareciendo y de todas las barreras que construimos consecuencia de nuestro temor y falta de voluntad.

Mar & Athon

Compañeras de entrenamiento, rebautizadas como Mar & Athon

El fantasma del running volvió a aparecer ante mí, como siempre, esperaba que esta vez llegará para quedarse.

Junio del 2012, mis primeros 5 kilómetros de competencia oficial; el reto planteado era alcanzar esa distancia sin parar, no había pretensiones en cuanto a tiempo objetivo.

De allí en adelante, me empecé a convertir en participante asiduo de las carreras de calle.

Alcanzada la distancia de los 10 kilómetros, y ante un futuro cambio de ciudad de residencia (incluso de continente), apareció nuevamente ese objetivo que aunque almacenado hace tiempo atrás no había desaparecido del mi inconsciente, correr la Maratón de Barcelona.

Lo consulte con mi esposa, Camila; la idea no le parecía prudente, había empezado a correr hace menos de 4 meses, tenía 37 años, nunca fui conocido por mis hazañas deportivas, si continuo agregando justificaciones eran más los contras que los pros.

Luego de una intenso y sano debate, acordamos que me iba a preparar y dependiendo como fuera la misma, decidíamos si participaba o no.

La idea empezaba a madurar, empecé a indagar acerca de la preparación necesaria para poder terminar una maratón, extrapolando el tiempo de mis 10 kilómetros, el tiempo esperado para llegar a meta era de 4 horas y 20 minutos.

El tiempo era lo de menos, mi reto personal era llegar a la meta.

Con la ayuda de una web de una reconocida marca de indumentaria deportiva, cree un plan de entrenamiento.

Empecé el mismo un 11 de Octubre, tenía menos de 6 meses de preparación para alcanzar mi objetivo. Parecía un poco descabellado e irresponsable, pero podían más las ganas que la lógica.

3 salidas a la semana, con progresión de distancias y disminución de ritmos.

La suerte estaba echada, había que ceñirse al plan. Me equipaba, ponía la música y a correr por el paseo marítimo de Barcelona.

El tramo que recorría usualmente, que iba desde la Rambla de Poblenou hasta el Hotel W, se empezaba a quedar corto. Tuve que empezar a redireccionarlo, empecé a ir en dirección al Puerto.

Todo iba a pedir de boca, hasta que en el entrenamiento de la mañana del 15 de diciembre, sentí una molestia en el gemelo. La acera estaba acabada de limpiar y tenía charcos, quise evitar pisarlos y no mojar mis zapatillas, lo que me hizo pisar de manera extraña, y que desemboco en una pequeña lesión.

10 días después, empecé a entrenar con normalidad, durante la espera pensé que mi meta se esfumaría, saque una importante conclusión: si se tiene que correr con los zapatos mojados, se corre con los zapatos mojados.

Era el fin de Diciembre, el plan me pedía un entrenamiento de 20 kilómetros, iban a ser más de 2 horas corriendo. Al despedirme de mi esposa, su cara me hizo pensar en las mujeres de los soldados que parten en misión. Obviamente es una exageración, pero me sentí así.

Salí con el propósito de duplicar la distancia que había alcanzado por primera vez en una competencia 4 meses atrás.

Distancias más largas y el clima invernal, nací en un país tropical con temperatura promedio entre 23° y 26° por lo que me costaba el invierno en Barcelona, aunque no es tan hostil.

Salía acorde a lo programado indistinto de lo que se presentará.

El 10 de febrero, alcance los 28 kilómetros que me pedía el plan.

17 de Febrero “La Mitja”, Media Maratón en 01:52:31 en compañía de Matteo, uno de mis compañeros de batallas.

Inscripción hecha. Faltaba un mes exacto para el gran día. Tocaba una salida de 32 kilómetros, era la distancia máxima pedida por el plan, aquella salida fue fatal, el equipo que uso para medir la distancia se descargó. Una nueva lección aprendida: revisar la carga antes de salir.

Viendo la fecha cercana, les comente a mis colegas Alejandro y Matteo el plan secreto que venía ejecutando los últimos meses. Hasta ese momento la única cómplice era mi esposa, mi musa, mi sponsor y ahora mi coach (no me dejaba pasar un solo entrenamiento).

20130316_160150

Día previo a la Maratón – Retirada de Dorsal

20130316_164038

Día previo a la Maratón – Moral por las nubes

20130316_164151

Día previo a la Maratón – Equipo listo

Más de 620 kilómetros y 62 carreras. El día esperado llego. Domingo 17 de marzo. 8h30 de la mañana, después de una noche casi sin dormir, la ansiedad era la protagonista principal de esa jornada. Estaba parado en la línea de salida esperando la largada.

20130316_161438

Día previo a la Maratón – Retirada de Dorsal

Sí, el día había llegado. No había nada más que hacer que esperar el disparo de salida y empezar a divertirse. La experiencia por si sola merece ser disfrutada, pero el recorrido ofrece una oportunidad de ver la ciudad desde otra perspectiva. El recorrido pasa por las famosas casas de Gaudí: Casa Batlló y La Pedrera, La Sagrada Familia, el puente de Calatrava, el Arc de Triomf, sin contar con las principales arterias y barrios de la Ciudad Condal.

Recorrido

Recorrido de la Maratón de Barcelona

Había acordado con mi esposa, que llegaría a la meta entre las 12h30 y 13h00.

Y con Ale, que pasaría por Sagrada a partir de las 10h00; después de haber recorrido Sants, Les Corts, circunvalado el Camp Nou, parte de la Diagonal, Gran Vía y Paseo de Gracia.

Así fue, un poco más de 16 kilómetros recorridos y allí estaba, me iba a hacer el aguante unos cuantos kilómetros, que se terminaron convirtiendo en su primera media maratón extraoficial.

Afortunadamente, esa mañana llovizno. Lo cual hacía que la temperatura ambiente fuera bastante agradable.

Ale ejerció de liebre, entrenador, motivador, avituallador personal y compañero de fatiga. Iba a llegar hasta casi el kilómetro 37.

Kilómetro 30, apareció el famoso “Muro”, mito para unos, enemigo real para otros. El cansancio se hacía sentir, ya no le hablaba a Alejandro, solo le señalaba la botella de bebida.

Km30

Kilómetro 30 – Con Alejandro al flanco izquierdo

Km35

Kilómetro 35

Al pasar por la Avenida Litoral, pensé en ir a casa, aprovechando que estaba cerca.

Solo seguía la línea azul. En mi cabeza solo pensaba en abortar la misión. Pensaba en el momento en que Ale dejara de acompañarme para parar y tirar la toalla. No podía más.

La línea azul

La línea azul

En mi cabeza estaba la idea de que si paraba, se acababa todo.

Arc de Triomf a la vista, Ale se despidió; grande capo, sin su compañía el objetivo no se habría alcanzado.

Kilómetro 37, llego y paro. Se me acabo el gas. Empecé a caminar, llegaría andando, no había nada más que hacer.

Por ventaja me había puesto el dorsal en la espalda, con lo cual los corredores que pasaban me iban dando ánimo. Terminaba el recorrido por Ronda Sant Pere y empecé a correr de nuevo, era más fuerte el orgullo y las ganas, que el desgaste.

Y así encare los últimos kilómetros. Sentía que tenía ampollas (un par de uñas negras confirmadas posteriormente) y rozaduras en las piernas y en el pecho; pero creo haber superado el umbral de dolor también.

Omitiendo la indicación de Colon seguí en dirección contraria y tome rumbo hacia Paralel, aquella Avenida que había transitado en carreras anteriores y que indicaba que la meta estaba más cerca.

Km40

Kilómetro 40

Continúe mi persecución de la línea azul.

La meta se acercaba, iba a entrar por la derecha, como de costumbre, busque entre la multitud a mi esposa, no la vi, estaba a la izquierda.

Kilómetro 42 ya solo faltaban 195 metros. Era cierto, lo que hace medio año atrás era un objetivo, se había hecho realidad. Corrí una maratón. Un cumulo de sensaciones me embargaron.

25mts

25 metros antes de la línea de meta

Llame por teléfono a Camila, casi no podía hablar, quedamos en encontrarnos después. Luego de cambiarme, estirar un poco y de rehidratarme fui a su encuentro.

Fue testigo de aquel gran momento y fue el actor principal para poder alcanzar mi desafío:

Emular a Filípides y convertirme en Finisher de mi primera Maratón!!!

Finish

Misión cumplida!!!

 20130317_135051

Anuncios

6 comentarios en “Mi primera Maratón (Barcelona 2013)

  1. Gracias, la verdad que me meti tanto en la”rosca” que me hice demasiadas expectativas!! y no se si eso podra jugarme en contra a la hora de disfrutar,capaz que le erro ,ojala que si!! Maestro 😉

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s